Escribo esto con el corazón lleno de angustia y con un miedo que no puedo explicar. Cuando decidí emprender, sabía que iba a enfrentar todo tipo de adversidades, pero nunca imaginé sentirme con el corazón roto, con tanto dolor de patria.

Como empresaria que decidió construir país, en este momento siento angustia por las personas que trabajan en LUISA Postres. 
Hoy somos casi 20 mujeres, cada una con diferentes realidades que trabajamos día a día para generar sonrisas. Los que me conocen saben que soy una persona extremadamente optimista y que tengo a Dios en mi corazón. Pero hoy siento mucho miedo,las redes sociales han llenado mi mente y mi corazón de oscuridad.

Como marca y empresa, nos hemos estado cuestionando sobre cuál es nuestro rol en la sociedad y llegamos a la conclusión de que somos agentes de cambio y que si queremos ver un cambio en nuestro país, tenemos que empezar nosotros con la diferencia. De la misma forma que las redes sociales han logrado dividirnos, podemos utilizarlas para unirnos. Hoy quiero invitarte a que empapelemos todas las redes de AMOR, a que compartas todo lo que te llene de esperanza, las frases que te den luz y las imágenes que te generen empatía. Llenemos las redes de aquello que queremos para nuestro país. Este es un pequeño granito de arena que tendrá un impacto INMENSO si creemos que podemos.

Gandhi dijo: Todo lo que hagas en la vida será insignificante, pero es importante que lo hagas. Es nuestra hora de actuar y difundir un mensaje de amor. Te doy las gracias por tomarte el tiempo de leerme y espero que te unas a esta ola de amor.